Tulúm

Tulúm

Alrededor del mundo la simple palabra Tulum evoca playa, mar y arqueología, y sí, estos son los elementos que hacen de este bello destino del Caribe Mexicano uno de los más solicitados a nivel mundial, aquí el pasado y lo contemporáneo conviven en un ambiente de relax y diversión.

La palabra Tulum se traduce como ‘muralla’ y es referencia al bien conservado murete que marca los tres límites continentales de la antigua ciudad maya (cuya cuarta pared es el mar), ésta es la zona arqueológica más conocida de Quintana Roo, sus senderos, las construcciones, la impactante vista al mar y las simpáticas iguanas que actúan como si fueran guardianes de cada edificación prehispánica. No podemos decir que un edificio sea más importante que otro, cada uno lo es por distintas razones, lo que sí podemos enfatizar es lo bien conservadas que están sus pinturas murales (un conjunto de seres sobrenaturales que habitan en el Inframundo), una importante evidencia de la pintura mural maya prehispánica.

Muy cerca del lugar, ya fuera de la zona resguardada por el INAH se puede disfrutar de la playa en los diferentes restaurantes del lugar, además también hay recorridos en lancha para poder contemplar los vestigios arqueológicos desde el mar y ¿por qué no? Bajar a esnorquelear unos minutos, una experiencia inolvidable para quien decida vivirla.

Tulúm

Pero Tulum es mucho más que sus envidiables playas de tersa arena y mar calmo, sobre todo es una muestra de la abundancia que la naturaleza le regala a esta selva, por ejemplo el santuario de tortugas Xcacel-Xcavelito, área natural protegida que es Zona Sujeta a Conservación Ecológica desde finales del siglo pasado, aquí no solo se preserva a estos ancestros animales sino también a algunas especies de vegetación protegida.

También se puede hacer un recorrido por los cenotes de la zona, como el llamado Dos Ojos, los que están en el parque Mundo Maya o El Jaguar, que puede cruzarse de un lado a otro con la ayuda de una tirolesa. Continuando con las experiencias acuáticas, la majestuosa Laguna Kaan Luum, en donde un buen baño con su fango mineralizado no puede faltar; es uno de los recorridos más atractivos.

Tulum es un pueblo apacible, simplemente caminar por el centro es una experiencia que traslada a cualquiera a un ambiente en el que lo que no hay es ajetreo ni preocupaciones. Sea para una estancia de varios días o para una visita rápida, Tulum siempre tiene lo que cada viajero requiere en el momento justo.