¿Qué hacer en Mérida?

En México decir Mérida es sinónimo de cultura, lugares hermosos, gente amabilísima y deliciosa comida, verdaderamente esta ciudad es uno de los tesoros mejor preservados de la República Mexicana, aquí la conjunción de culturas dio origen a una herencia única que hoy se distingue en todo el mundo, pero ¿sabías que al fundarse la Provincia de Yucatán, ésta no era parte de nuestro territorio sino de lo que hoy conocemos como Guatemala? Para sorpresa de muchos así es, Yucatán forma parte de México de manera ininterrumpida desde mediados del s XIX.

Comencemos por el principio: la ciudad colonial. El Centro Histórico de Mérida es el segundo más grande del país, superado solamente por el de la Ciudad de México, recorrerlo es dar un paseo por la historia, no hay un solo edificio que no merezca ser admirado, la iglesia de San Idelfonso, que además de ser la primera Catedral que se construyó en tierra firme tiene en algunas de sus paredes restos de antiguos edificios mayas; el Palacio de Gobierno del Estado de Yucatán; el Palacio Municipal; el Museo Casa Montejo y el Museo de Arte Contemporáneo —todos alrededor de la Plaza Grande— son apenas una parte de la vasta arquitectura colonial yucateca.

Mención aparte merece el Paseo Montejo, emblemática avenida llena de hermosas casonas antiguas que inicia con el Monumento a Don Francisco de Montejo en lo que se conoce como ‘El Remate’, lo ideal es hacer el recorrido dos veces, de noche y de día para admirar y comparar los contrastes de las imágenes, si te es posible haz el paseo en una calesa tirada por un caballo. En el extremo opuesto de la avenida está el Monumento a la Patria, un infaltable en todo viaje por la capital yucateca.

Al norte de la ciudad, en dirección al Golfo de México está Puerto Progreso, sin duda la playa más conocida de Yucatán y reconocida internacionalmente por tener el muelle de altura más largo del mundo; aquí podrás disfrutar de un momento inolvidable sentado frente al mar mientras te deleitas con la deliciosa comida yucateca.

Estando en Mérida hay lugares que si bien no están dentro de la ciudad, verdaderamente son obligados y muy cercanos, podemos iniciar con una visita al mítico pueblo de las paredes amarillas, Izamal, que tiene el honor de haber sido el primer Pueblo Mágico de la Península de Yucatán. Aquí la belleza se vive, y para muestra un gran botón: el Convento de San Antonio de Padua, la más pura materialización de la simbiosis de dos culturas: la maya y la española.

Ya que hablamos de la mezcla de culturas ahondemos un poco en el ancestral y misterioso Mundo Maya, para ello nada mejor que Chichen Itzá, la ciudad que guarda misterios indescifrables del pasado; sí, en su arquitectura hay evidentes rasgos mayas, aunque los arqueólogos han encontrado vestigios que se orientan a la cultura Tolteca, ubicada generalmente al Norte del país, muestra clara de que los mayas fueron un pueblo peregrino que supo muy bien cómo encriptar sus secretos.

Otro infaltable es Ek Balam, poseedor de increíbles construcciones ocultas en árboles inmensos, único entre todos los del área maya y no se parece a ningún otro sitio arqueológico conocido. Muy cerca está Hubikú, un joven cenote subterráneo cuyo principal atractivo es su entrada, un inmenso ojo en el techo formado por un árbol colapsado, hasta el menos entrenado logrará fotografías increíbles en estos paisajes.

Al oriente de Mérida, colindando con Quintana Roo se encuentra Valladolid, tesoro colonial y natural enlistado también dentro de los Pueblos Mágicos de México, nadie se arrepiente de ir a esta ciudad, su Centro Histórico, sus conventos, su gastronomía, la amabilidad de sus habitantes… ¡basta con decir que hasta cenotes hay! No exageramos al decir que Valladolid te robará el corazón.

Describir la belleza de los paisajes, la grandeza de la cultura y los sabores de la comida de esta región en un espacio limitado es imposible, corresponde a cada viajero descubrir a su particular modo un mundo de inagotable riqueza, nosotros solo mostramos una parte significativa, ahora te toca a ti aventurarte a descubrir toda la grandeza de nuestra Cultura Yucateca.